miércoles, febrero 01, 2006

la vigésimo primera


Ya lo había dicho Aristoteles, un buey voló, como puede que si, como puede que no.